Ser genuino es un factor clave del liderazgo. Y se nota cuando alguien no lo es.

Enrique Baliño, renombrado conferencista internacional, Socio Fundador de Xn Partners, hace una reflexión sobre el liderazgo, y cómo esté debe ser genuino para lograr confianza y credibilidad.

Un oyente que nos sigue en Spotify me hizo llegar una sugerencia referida a un podcast anterior llamado: “La humildad no es debilidad”. Y me decía que le encantó el contenido, pero que tenía una observación que necesitaba comentarme: y me dijo “la humildad no es debilidad, ¡siempre y cuando, la humildad sea genuina!”. Porque él, a veces, ha observado a gente que se hace el humilde pero no lo es. Y me pidió que escribiera/grabara algo al respecto.

Es verdad, no me digan que no es genial conocer a esa gente que es genuinamente humilde. Son esas personas que cuanto más saben de algo, más se dan cuenta todo lo que les falta saber. Esa es la verdadera humildad. Y lo demuestran de todas las maneras posibles, pero no haciendo alarde de ella… simplemente, lo son. Siempre recuerdo a don Pablo Casals, en su momento el mejor violonchelista del mundo, que a una edad muy avanzada un periodista le preguntó: “don Pablo, usted es el mejor

violonchelista del mundo… dígame una cosa… ¡¿por qué practica 6 horas por día?!”, y don Pablo, en forma totalmente natural, le dice: “¡porque estoy haciendo progresos!”. Esa humildad es la que hace a las personas verdaderamente grandes. Esa es la genuina humildad.

La preocupación de este amigo que estaba oyendo el audio sobre la humildad era cuando esa humildad no es genuina, cuando esa humildad es impostada, o sea, cuando la persona está, en realidad, de cierta manera, mintiendo.

Bueno, el tema más profundo es justamente el de la genuinidad. Cuando una persona es genuina la cosa se nota. Nosotros siempre en los talleres de liderazgo, aquí en Xn, le decimos a quienes están haciendo el viaje de jefe a líder que no se equivoquen, que no hagan las cosas solo para poner una tilde o solo porque eso es lo que dice el “manual” o la “receta”. Que no traten de tonta la gente. Por ejemplo, cuando hacen un reconocimiento, que no sea el “vano halago”. Porque eso es tratar de tonta a la gente y la gente no es tonta, por el contrario, si no se es genuino, se darán cuenta que el tonto es usted.

Así que el tema más profundo acá es ser genuino y, como hemos dicho en varias oportunidades, ¿de qué se trata el liderazgo? Liderazgo se trata de que te crean y entonces, confíen en ti. Y, como todos sabemos, la credibilidad y la confianza no son fáciles de ganar. Y se pueden romper enseguida. Porque lograr credibilidad y confianza requiere consistencia en los comportamientos. Se puede definir con una fórmula: es igual a justo por honesto por competente.

En particular, lo de honesto no se refiere a no robar. Se refiere, justamente, a la preocupación de mi amigo: honesto aquí quiere decir GENUINO, AUTÉNTICO (también hay que tener cuidado con esto de ser genuino al extremo. Sugiero leer o escuchar el post: No confundir ser asertivo con ser poco empático o considerado).

Lo de genuino aplica para todo. Recuerdo que, en una oportunidad, hablando con una directora de recursos humanos de una empresa muy importante, estábamos tratando de ayudar a uno de los ejecutivos que estaba teniendo algunos problemas con su equipo. Ella me decía: “¿te das cuenta? Vino el otro día y me dijo que hacía todo, absolutamente todo lo que dice el modelo de liderazgo, pero que no le funcionaba…”. Y ella le siguió preguntando: “por qué te parece que no te funciona?” …y, en un momento él le dijo: “yo hago todo, pero en realidad, yo no creo en nada de esto”. Ahí está la madre del borrego, como decimos en mi país: la gente no es tonta, se da cuenta que no crees, que no haces las cosas convencido, que no sos genuino. Esta historia (como seguramente muchas otras que ustedes deben conocer), demuestra que ser genuino, es uno de los factores clave del liderazgo. Y se nota cuando alguien no lo es.

foto credito noticia

Por: Enrique Baliño
Es autor del libro “NO MÁS PÁLIDAS, 4 ACTITUDES PARA EL ÉXITO”, publicado en junio de 2010 por Xn Publishing, unidad editorial y de contenidos de Xn, que continúa siendo uno de los libros más vendidos en Uruguay.

Integra y asesora directorios de empresas y es miembro de los Consejos Directivos de varias organizaciones sin fines de lucro. Tuvo una extensa y destacada trayectoria en IBM donde fue Presidente y Gerente General de IBM Uruguay, Director de Satisfacción de Clientes para IBM Latinoamérica, Gerente General y Director para el Sector Público para Latinoamérica, Presidente y Gerente General de IBM Latinoamérica Sur.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *